El viejo paradigma del amor (que consiste en la errónea creencia de que el éxito conyugal depende de la suerte que tengas para encontrar a la persona adecuada, es decir al príncipe o a la princesa, y después podrás tirarte a la hamaca, ya que el amor se encargara de lo demás ) ha producido severos estragos en la pareja, la ha contaminado, deformado, envenenado o enfermado en diferentes grados. Dicho paradigma produce parejas con “malformaciones” o diferentes niveles de toxicidad, mientras que el nuevo genera relaciones nutritivas.

Para que puedas apreciar de manera más concreta y específica la naturaleza de lo que pueden parir, tanto el “vientre” del viejo como del nuevo paradigma del amor, diseñé una tipología de la pareja, o clasificación de los estilos conyugales, pero antes de mostrártela quisiera definirte lo que es una relación nutritiva y una tóxica. Para este propósito voy a emplear como analogía la comida:

Existe aquella que después de ingerirla te deja una sensación de( bienestar y satisfacción, amén de que sus propiedades alimenticias te fortalecen, vigorizan y proporcionan salud. Existe otra variedad que se conoce como comida chatarra, que si bien puede gustarte, no te proporciona las energías y nutrientes que el cuerpo necesita para su óptimo desarrollo. Finalmente están los alimentos tóxicos, los cuales caen de peso, provocan malestar y te enferman.

Pienso que con la pareja ocurre algo semejante; podemos encontrar personas que son un exquisito manjar, un verdadero alimento para el espíritu, un gran estímulo para el crecimiento personal y resultan ser un espléndido compañero en el viaje por la vida. Por otro lado hay parejas chatarra que pueden dar fugaces momentos de deleite pero sin esencia, sin sustancia, son productos desechables, turistas afectivos, en otras palabras, son moneda falsa que nos dejan en el vacío. Por último están las parejas tóxicas que nos indigestan el ser, nos llenan el alma de gases y nos provocan retortijones en el corazón.

A continuación describo al estilo número uno, que es el que genera el nuevo paradigma del amor: las parejas despiertas es decir, aquellas parejas que se esmeran en profesionalizarse y se esfuerzan y comprometen en su proceso de crecimiento. Después revisaremos los estilos de pareja tóxicos, que son los derivados del viejo paradigma, de las que no trabajan adecuadamente en aras de la evolución de su proyecto amoroso, en las cuales, conforme asciende su enumeración en la escala, se hace evidente el aumento de su inmadurez, disfuncionalidad y destructividad.

LA PAREJA NUTRITIVA
Tipo número uno. “Tus necesidades son tan importantes como las mías”.

Para precisar lo que es el amor existen muchas definiciones. Algunas son muy poéticas pero poco realistas y otras más resultan falsas. Por eso este título que propongo me complace mucho, porque es una afortunada manera de patentizar la expresión de la madurez en el amor. Imagínate qué maravilloso, ¡tus necesidades son tan importantes como las mías! Esto se traduce en que me dedicaré a satisfacer tanto mis necesidades como las tuyas, independientemente de que yo esté de acuerdo o no con ellas. Esta definición del amor pone de manifiesto que una relación es de dos y que para que una pareja gane, ambos tienen que hacerlo, que si alguien gana y el otro pierde, la que pierde es la relación. Considera qué sabroso y reconfortante resulta que tu pareja te apoye para que realices tus propios proyectos.

Para ilustrar esto te voy a dar un ejemplo que solía poner a mis alumnas de Desarrollo Humano. Les decía: “Imagínense que su esposo les da la noticia de que tiene que ir a Guadalajara durante 15 días a tomar un curso de capacitación relacionado con su área laboral, al cual asistirá con una gran ilusión toda vez que esto representa el desarrollo de algo tan importante para él como lo es su profesión. Ya estando en Guadalajara, en alguno de sus ratos libres acude a una librería para llevarle a su esposa de regalo algún libro sobre psicología. Mientras revisa diferentes títulos levanta la vista y observa un cartelón que informa que dentro de dos meses habrá un congreso sobre Los nuevos avances en el Desarrollo Humano, el cual tendrá una duración de diez días y al que asistirán los teóricos más importantes del mundo en la materia. En un gesto amoroso decide pagarle a ella la inscripción, además de la estancia, alimentos y avión, de tal forma que a su regreso llegue con esa sorpresa”. Por supuesto que a mis alumnas con este ejemplo se les hacía agua la boca y nada más se quedaban suspirando. Tal vez te parezca exagerado, pero esto es pensar en el otro, esto es amar, ya que quien logra hacer suya esta actitud, alcanza la plenitud y felicidad a través de sí mismo, pero también a través del otro; hace de la dicha del otro la suya propia sin perder de vista que él tiene ya resuelta su propia realización personal a través de sus proyectos, pero la del otro completa y enriquece sus anhelos.

Con esta historia que te narré vimos lo que es tomar en cuenta al amado. Ahora, para que veas lo que es no considerar sus necesidades y su bienestar, ni cuidar su integridad física y emocional, dicho de otra manera, lo que es la falta de compromiso, la incapacidad de ponerse “en los zapatos del otro” o el egoísmo de pensar exclusivamente en uno mismo, te cuento este chiste:

Un reo sentenciado a 50 años de cárcel por asesinatos y violaciones múltiples, se escapa después de pasar 18 años en la prisión. Al huir, ingresa en una residencia en la que duerme una joven pareja. El reo amarra al hombre a una silla y a la mujer a la cama. Posteriormente aproxima unos instantes su cara al cuello de la mujer, después se incorpora y sale de la habitación. El marido aprovecha ese momento para acercarse a su esposa arrastrando la silla y le dice: ―Mi vida, este tipo no ha estado con una mujer en años. Lo vi besando tu cuello, y aprovechando que salió, quiero pedirte que cooperes con él y hagas todo lo que te pida. Si quiere tener sexo contigo, no lo rechaces y finge que lo disfrutas. No lo hagas enojar. ¡Nuestras vidas dependen de ello! Sé fuerte mi vida; yo te amo. Y la joven esposa le dice al marido: ―Querido, me alegra que pienses así. Ciertamente, ese hombre no ha estado con una mujer en mucho tiempo, pero no estaba besando mi cuello, me decía al oído que tú le pareces muy atractivo y quería saber si guardamos la vaselina en el baño. Sé fuerte, mi vida, yo también te amo.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

©2018 Parejas Despiertas

Log in with your credentials

Forgot your details?